Socializar en Italia: hablar de comida todo el tiempo - Mokaparados
277
post-template-default,single,single-post,postid-277,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Socializar en Italia: hablar de comida todo el tiempo

¿Querés conocer a un italiano? Comé y hablá de comida

La comida es una obsesión para los italianos y no hay duda sobre ello. Ni la pasión por el fútbol, la política, el cultivo, el mar o las playas del caribe son temáticas que te ayudarán a desviar una conversación centrada en la mejor manera de preparar una salsa di pomodori.

Vivo en Italia desde hace un año y medio y aprendí una cosa en este tiempo:  Acá la gastronomía traspasa los límites de la mesa, está arraigada al ADN de los italianos expresándose en cada esfera de sus vidas. Con esto sólo intento decir una cosa: para socializar hay que hablar de comida.

Esta denominada obsesión por la comida se puede manifestar de diversas maneras. Les propongo una breve guía para sacarle provecho a esa obsesión y convertirse en un experto socializador:

Gente que por la calle te saluda y te pregunta qué almorzaste (como si te hiciera un comentario sobre el clima):

Es un clásico y no te vas a acordar siempre, al menos no al principio. Los platos son siempre los mismos y hay un mínimo de cosas que pueden variar. Lo mejor es aprenderse tres o cuatro platos e ir alternando según la ocasión (es imprescindible nombrar dos platos por vez y uno que contenga carne o pasta).

Debates acalorados sobre cuál es la forma correcta de cocinar un plato:

No importa cuál sientas que sea la verdad, si opinas, elegí tus palabras sabiamente y jamás, JAMÁS, te desvíes de los tradicionales métodos italianos.

Desaprobación absoluta y contundente cuando comentás que utilizaste un ingrediente italiano para preparar una receta que no era italiana:

Si te pasa, ya es tarde, la mejor salida es admitir tu error.

Charlas infinitas sobre el mejor lugar para ir a comer pizza:

Acá no hay alternativa, vas a tener que hacer el giro por las pizzerías de la zona y aprender las diferencias entre las pizzas argentinas y las napolitanas, son completamente distintas.

Fijación con el origen de los productos, cuanto más conocida y más sepan de la persona que los produce mejor:

Podría escribir una biblia sobre este punto. Sirve inventar una parentela entre el productor y algún vecino de la zona. También podés preparar algún apellido típico de la región, Esposito nunca falla. Lo importante es que simplemente nunca confieses que compraste productos frescos en el supermercado. La tía Ermelinda no me dirigiría más la palabra si se enterara que a veces compro huevos en el almacén de la plaza. Nos manda los huevos frescos a domicilio y nos llama para ver si llegaron bien para estar segura. Es quien compra los huevos a toda la familia.

Desviación de un tópico interesante para hablar de platos ingeridos en el pasado:

Podés estar discutiendo sobre algo que te resulte absolutamente relevante hasta que un italiano comience a describir un plato de pasta que comió dos domingos atrás. Es un plato de pasta, pero si hay otros italianos en la conversación, te ganó la pulseada. Ya nadie te va a escuchar. Respira profundo y abraza la pasta y la frustración.

Estas son solo algunas de las manifestaciones, porque el listado podría ser infinito. No cabe duda que la gastronomía ocupa un lugar muy importante en la vida de los italianos.

Si te interesa saber cómo me convertí en una auténtica comensal italiana podes leer este post Pasta y comida italiana: cómo se apoderaron de mí.

Gastronomía italiana

Dos razones a las que sin dudas se debe la excelencia de la gastronomía italiana son la tradición y el conservacionismo. El debatir sobre comida y la constante búsqueda de la perfección en sus recetas tiene una razón y un propósito en su cultura gastronómica. Son la causa y la consecuencia de la trasmisión de sus tradiciones.

Por último, vale la pena agregar, que tenemos mucho que aprender de la fijación con el origen de los productos. La gastronomía italiana debe su fama a los métodos de elaboración pero sobre todo a la calidad de las materias primas.

No hay un secreto para la elaboración de la salsa, el secreto son los tomates.

No Comments

Post A Comment