Amalfi - Mokaparados
5754
page-template-default,page,page-id-5754,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Amalfi es mi ciudad favorita de la Costa Amalfitana. Probablemente porque conserva la belleza de una ciudad que fue la capital de toda la república amalfitana desde el siglo IX al XI. Fue fundada por los romanos pero recién con el Imperio Bizantino alcanzó su máximo esplendor. Fue una gran república marina, una de las potencias de la época en cuanto a comercio marítimo. Con Génova, Venecia y Livorno, competía por el monopolio del Mar Mediterráneo. Luego de la conquista de los normandos en el siglo XII que entró en decadencia. En  1137 la saquearon los pisanos y en 1343 el primer maremoto en sacudir Italia destruyó por completo el puerto y fuerte de la ciudad.

¿Qué hacer en Amalfi?

 

En el caso de no llegar en colectivo, el auto lo pueden dejar en el estacionamiento Luna Rossa. Se encuentra pasando la playa del centro de Amalfi luego de la curva. Una vez que dejen el auto, atraviesan un túnel subterráneo que los hará ingresar a la Plaza Duomo por debajo del Duomo de Amalfi. Para conocer otras formas de llegar pueden consultar este post: Península Sorrentina: Todas las formas de llegar

 

Il Duomo di Amalfi

 

Esta imponente catedral de estilo prevalentemente románico y árabe-normando, se empezó a construir en el año 987. Fueron tantas las modificaciones y restauraciones que le fueron realizadas que se terminó finalmente (como la vemos hoy) en el 1900, sólo mil años después. Su fachada e interior muestran estilos arquitectónicos muy variados: románico, bizantino, gótico y barroco. La puerta de bronce del Duomo fue traída desde Constantinopla como obsequio de un noble amalfitano. Desde otra puerta a la izquierda de la principal, se ingresa al Museo Diocesano de Amalfi y Basílica del Crucifijo (de más antigüedad que el Duomo) . También al Claustro del Paraíso, lugar que funcionó como cementerio de la nobleza de Amalfi durante el siglo XIII y XIV, aún se conservan algunos sarcófagos. En la Cripta de Sant’Andrea (incluida en el ingreso al museo) se encuentra el cuerpo del discípulo de Jesús y Santo Patrono de Amalfi. Es fascinante y en estilo barroco. El ingreso al museo cuesta 3 Euros, vale absolutamente la pena.

El museo della Carta di Amalfi

 

Este museo era una antigua fábrica de papel. Amalfi es famosa también por haber sido una de las pioneras en Europa en introducir el arte de la fabricación de papel a mano. Se cree que hayan aprendido el oficio gracias a su intercambio comercial con oriente. Puede visitarse todos los días en cualquier estación, estén atentos porque en invierno cierra temprano. La entrada cuesta 4 Euros.

 

Fontana Di Cap’ e Ciucc’

 

Es la manera napolitana de decir “cabeza de burro”. Así denominaban a esta fuente de Piazza dello Spirito Santo, porque es en dónde los burros paraban a tomar agua tras descender del monte. En el interno hay un pesebre tradicional napolitano construido en toba volcánica y piedra calcárea. Fue ideado y construido en 1974 por tres ciudadanos amalfitanos. Los principales personajes se encuentran bajo el agua ¡Pidan un deseo y tiren una monedita!

Piazza del Doggi

 

Esta plazoleta, ubicada al lado derecho de Amalfi observando hacia el mar, cuenta con varios restaurantes y negocios de indumentaria.  Es muy pintoresca y  la elegida por varios viejitos locales para salir a saludarse y a charlar.

 

Playas

 

Si quieren conocer las playas de Amalfi los invito a consultar este post: La Costa Amalfitana: playas que tenés que conocer

A las playas que no son accesibles por tierra se puede acceder vía mar utilizando los “Taxi Boats” que cuestan alrededor de 5 Euros por persona.

Vallone delle Ferriere

 

Para quienes buscan experiencias alternativas en la Costa Amalfitana, partiendo del pueblo de Portone se llega a Amalfi atravesando un sendero de 6 km entre cascadas y bosques de helechos. Si les interesa conocer más sobre este sendero y otros los invito a leer este post en dónde les cuento cómo realizarlos:Trekking y senderos: entre naturaleza y paisaje

 

Atrani

 

A poquísima distancia de Amalfi, casi como una extensión de la misma, se encuentra Atrani, otro pueblo de la Costa Amalfitana. En una muy pequeña porción de territorio, se amontonan varias casas superpuestas formando una fachada única, de película. También cuenta con una playa para visitar sobre todo en temporada alta cuando la playa de Amalfi colapsa.

Negocios

 

Mis negocios preferidos en esta ciudad son los que venden productos con papel de Amalfi hecho a mano. Hay una pequeña librería debajo del Duomo que además vende imanes que simulan calcareos antiguos y otra que se llama TABULA (vía E. D’Aragona 1, cerquísima de Piazza Duomo)  que vende acuarelas en papel de Amalfi que me gustan mucho. En Piazza del Dogi está Contemporary Store, vende ropa y cerámicas de artistas, pasen a dar un vistazo, tiene cosas muy lindas.

 

Festividades

 

El 26 y el 27 de junio y el 30 de noviembre se festeja Sant’Andrea, el Santo Patrono de Amalfi. Todas las fiestas de este tipo merecen vivirse al menos una vez, incluyen mucha comida y fuegos artificiales (siempre). Una vez cada cuatro años, en el mes de junio, se realiza en Amalfi la Regata de las Antiguas Repúblicas Marinas. Participan Pisa, Venecia, Génova y por supuesto Amalfi. En esta competencia se evoca la vieja rivalidad por el control del mar mediterráneo, los participantes utilizan trajes típicos de la época en una carrera que se realiza en antiguos galeones construidos al estilo del siglo XII. La última en realizarse en Amalfi fue en el 2016, la próxima será en el 2020.

 

¿Dónde comer?

 

Lido Azzurro: Via Lungomare dei Cavalieri, 5.

 

Bottega dei Ferrari: Piazza Dogi. Acá van a encontrar muy buenos panini (vende sólo panini, es un almacén gourmet).

 

Taverna degli Apostoli: Está debajo del Duomo a la izquierda.

 

Taverna Buonvicino: Salita Santa María Maggiore 1-3.

 

Andrea Pansa: Es una cafetería clásica de Amalfi. Hay dos, uno es la gran cafetería pegada al Duomo y la otra es una heladería que se encuentra más adelante sobre Via Lorenzo D’Amalfi. Mi helado preferido es el de pistacchio.

El de mi abuela también